INCUBACION ARTIFICIAL Y NATURAL ( CLUECA )

Al igual que otros animales, la reproducción de la aves se realiza mediante el acoplamiento o cruza entre un macho y una hembra. Como producto de la cruza se obtienen huevos fecundados de los que nacerán pollitos después de 21 días de incubación natural (cloquez) o artificial (incubadora).

Para realizar el proceso de incubación, el huevo debe tener menos de 12 días desde que fue puesto por la gallina. Mientras mayor sea este período, las probabilidades de que el huevo siga fértil baja considerablemente.

El sistema de incubación artificial requiere de incubadoras especiales que mantienen a los huevos en óptimas condiciones de calor y que los mueven imitando el movimiento de las gallinas.

Debido a que muchas veces las incubadoras no tienen el suficiente espacio, es mejor seleccionar los huevos de mejor calidad para la incubación.

Razones para no seleccionar huevos para incubar

Huevos excesivamente grandes o muy pequeños, ya que los excesivamente grandes se incuban mal y los pequeños producen pollitos pequeños.

Huevos con el cascarón agrietado o delgado, puesto que estos huevos tendrán problemas con la retención de humedad.

Huevos excesivamente deformes o sucios, puesto que no se recomienda limpiarlos debido a que el lavado o la fricción quita la capa protectora del huevo.

Antes de introducir los huevos a la incubadora hay que limpiarlos con formalina para eliminar los posibles gérmenes que existan en la cáscara .

INCUBACION ARTIFICIAL

Factores importantes

Una incubadora artificial debe estar regida por las leyes naturales que determinan el proceso de desarrollo de un huevo fecundado, esto es temperatura, humedad, ventilación y posición del huevo. De todas estas leyes la temperatura en fundamental ya que la leve modificación de esta puede resultar letal para muchos embriones.

Temperatura
Temperatura
El calentamiento de los huevos se produce mediante el intercambio de calor entre el aire y los huevos. La temperatura de las incubadoras artificiales va entre los 37 y 38ºC. El nivel de temperatura óptima depende del tipo de incubadora, la calidad, el tamaño de los huevos, las edad de los embriones y la especie.
Humedad
Humedad
La humedad del aire en las incubadoras se produce con la ayuda de la aspersión de agua y su consiguiente evaporación y diseminación por toda la cámara. Durante la incubación, el huevo pierde agua constantemente. Sin embargo, el nivel de humedad va dirigido a disminuir la evaporación durante las primeras semanas y a acelerarla desde la mitad del proceso. Recomendamos en esta raza que sea del 70% de humedad desde el principio de incubación hasta la eclosión de los pollitos.
Ventilación
Ventilación
La ventilación tiene como fin el de refrescar o calentar el aire que rodea al huevo. Además, durante la incubación el huevo absorbe oxígeno y elimina anhídrido carbónico en gran cantidad, por lo que el continuo paso de aire es esencial en su desarrollo.<

Posición del Huevo

El desarrollo de los embriones transcurre normalmente sólo cuando los huevos son volteados periódicamente durante los primeros dieciocho días de incubación. La frecuencia de volteo óptima es de una vez cada una o dos horas. El giro debe alcanzar los noventa grados y los huevos son mantenido a cuarenta y cinco grados de una vertical imaginaria. El constante movimiento del huevo impide que el embrión se peque a las membranas internas de la cáscara, lo que produciría su muerte. A los catorce días, el cuerpo del embrión debe estar situado a lo largo del eje mayor del huevo, con la cabeza dirigida hacia el polo grueso. Esta es la posición correcta y necesaria que debe adoptar el pollito para el nacimiento.

Es importante mantener los huevos a temperatura ambiente en la misma sala de incubación para no matar al embrión, antes de introducirlos a la incubadora. Es muy importante no refrigerarlos porque sino el embrión muere.

Una vez que los pollitos nacen, se les mantiene en unas cajas especialmente diseñadas para mantener el calor dentro de la misma sala de incubación, para luego a los siete días llevarlos a los cajones diseñados para ellos.

La incubación artificial debe atenderse constantemente. Sino se cuidan de manera correcta el huevo sufre de eclosión reducida y no se desarrolla de manera normal.

Detalle huevos incubando

Cuidado de los pollitos

A los dos o tres días de la eclosión del huevo, los pollitos recién nacidos pueden salir de su nido. Durante las primeras tres o cuatro semanas de vida del pollito es fundamental protegerlos del frío con una lámpara de 60 o 75 vatios o una botella con agua caliente. Esta luz artificial debe permanecer encendida 24 horas al día.

Huevos eclosionando

Grupo de pollitos

INCUBACION NATURAL CON GALLINA CLUECA

La incubación natural es un proceso normal en las aves para reproducirse y asegurar la continuidad de su especie. Es muy importante conocer cómo realizan las aves el proceso de incubación en forma natural con el fin de facilitar la comprensión de la incubación artificial.
Normalmente, al llegar la primavera, el día se vuelve más largo y empieza a aumentar la temperatura, fenómeno que tiene un efecto positivo sobre la producción de huevos por el hecho de que las aves poseen unos fotorreceptores que se encuentran ubicados tanto dentro como fuera del ojo que les permiten captar la mayor cantidad de horas luz y calor.
Este exceso de luz y calor transmite impulsos al hipotálamo, lo que hace que la parte anterior de la glándula pituitaria produzca una mayor liberación de hormonas que al distribuirse en el torrente sanguíneo y en combinación con la hormona gonadotrophica activa el mecanismo de la cloques (cloquera).

Cambios fisiológicos

En las aves empiezan a producirse cambios fisiológicos al estar activado este mecanismo, tales como la disminución del tamaño de la cresta y las barbillas para de esa forma disipar menos calor corporal; desaparece la grasa del pecho y del abdomen para facilitar la formación de una red de vasos sanguíneos que elevará la temperatura de la piel y lo hará más sensible al calor y a los movimientos del embrión en desarrollo, detectando de esa manera la temperatura ideal para la incubación. Además se caen las plumas de la parte inferior del pecho y del abdomen con el fin de facilitar la transmisión del calor corporal al huevo.

Inicio de la incubación

Una vez que las aves hayan sufrido estos cambios fisiológicos se posicionan sobre los huevos y
frotan su cuerpo por los mismos para que las zonas termostáticas de la piel entren en íntimo contacto con ellos e inicien de esa manera el proceso de la incubación.
Una vez iniciado este proceso, las gallinas no se levantan del nido durante los cinco primeros días, por lo tanto dejan de comer y beber. La temperatura de su cuerpo alcanza los 42§C, lo que hace posible que la parte interna del huevo llegue a alcanzar una temperatura de 38,3§C, permitiendo de esa manera la multiplicación celular. A este periodo se lo considera el más crítico por el hecho de que el nuevo individuo aún no genera calor.
La humedad relativa al nivel de la cáscara del huevo alcanza el 50% y el volteo de los mismos es constante.

Incubación dia sexto

Los movimientos voluntarios del nuevo ser empiezan a partir del sexto día y que detecta la gallina gracias a la mayor sensibilidad de su piel a nivel del abdomen y del tórax, lo que le permite abandonar el nido dos o tres veces al día por periodo de tiempo no mayor de cinco minutos.
Durante estos periodos de tiempo la madre aprovecha para alimentarse y tomar agua. Estas pequeñas salidas hacen que la temperatura interna del huevo sea de 37,8§C, un poco inferior a la temperatura de los primeros días de incubación.
El consumo de alimento es muy importante porque gracias a la combustión del mismo las gallinas elevan la temperatura de su cuerpo lo justo y necesario para proseguir el proceso de incubación.
Durante las salidas las aves también mojan sus plumas para llegar a una humedad relativa del 60% a nivel de la cáscara del huevo para facilitar de esa forma el intercambio gaseoso del embrión que se logra a través de la membrana corion alontoideo y los poros del huevo.

Incubación dia diez

A partir del día diez al decimocuarto, las gallinas aumentan sus salidas del nido entre cuatro y ocho veces al día por un lapso de tiempo mayor que en la primera fase. El tiempo de la salida es de ocho a diez minutos aproximadamente. Este aumento de salida tanto en número y en tiempo es debido a que aumenta lentamente la temperatura interna del huevo gracias a la acción del nuevo ser.
Durante este periodo se mantiene una temperatura interna del huevo de 37,6§C aproximadamente. Es muy importante destacar que dicha temperatura está en dependencia directa con el medio o ambiente.
La humedad relativa en este periodo es de 55% y el volteo de los huevos no es constante como en la primera fase, sino de 10-12 veces al día.

Incubación día quince

Del decimoquinto al decimonoveno día de incubación, las gallinas empiezan a dejar el nido seis a ocho veces al día por un tiempo mayor que los 8 a 10 minutos.
Durante este periodo aumenta la temperatura interna del huevo llegando a 38,1§C. Esto es debido a que el embrión ya está totalmente formado y solamente crece en tamaño, lo que genera calor suficiente para elevar la temperatura interna del huevo. Este fenómeno es lo que hace posible que las aves dejen el nido por más tiempo que lo habitual. La humedad relativa se mantiene en 55% y el volteo de los huevos se reduce en 6 veces al día.
Durante este periodo también las gallinas empiezan a regenerar la cresta y las barbillas; se contraen los vasos sanguíneos de la región del pecho y del abdomen y reponen las grasas abdominales.
Estos cambios fisiológicos empiezan cuando el ave detecta que los embriones irradian calor al aumentar la temperatura interna del huevo.

Incubación día veinte

Del día 20 al día 21 la gallina sale del nido tres o cuatro veces al día. Esta disminución en la salida se debe a que la temperatura de la gallina desciende a unos 40§C por la retracción de los vasos sanguíneos de la región del tórax y del abdomen, por lo que necesita permanecer más tiempo en el nido para lograr mantener una temperatura interna de huevo de 36,9§C aproximadamente.
La humedad relativa aumenta nuevamente a 60§C, porcentaje que lo logra por mojar con aguas sus plumas durante sus salidas de una manera más abundante.
El volteo de los huevos se reduce a dos o tres veces al día y lo acomoda constantemente bajo sus alas ya prestos para el nacimiento.

Nacimiento

Una vez llegado el momento de la eclosión, los pollitos empiezan a romper el cascarón para salir fuera mientras que la gallina come el cascarón o los retira del nido para de esa forma mantener a los pollitos bajo sus alas hasta que se seque el plumón.
Una vez seco el plumón los pollitos salen a observar el ambiente en el cual se van a desarrollar, custodiados muy de cerca de la mamá que, de esa manera, completa el ciclo natural de la incubación, lo que permite a las aves la multiplicación y perpetuación de sus especies sobre la faz de la tierra.